Viento a favor para el desarrollo de la energía renovable en Brasil

Viento a favor para el desarrollo de la energía renovable en Brasil

impsaenergia-eolica-brasil1

La posibilidad de un apagón se paseó como un fantasma por todo Brasil durante el reciente Mundial de Fútbol. Afortunadamente no se produjeron cortes, pero la amenaza sigue allí ya que desde 2011 el país vive una fuerte sequía que ha provocado la reducción del nivel de los embalses que alimentan a las hidroeléctricas.

Si bien el Gobierno insiste en que no hay que preocuparse por un corte en el suministro, los expertos en temas de energía no han dejado de insistir en que sería importante diversificar las inversiones en generación, por ejemplo, en parques eólicos y solares, para que el país no dependa tanto de la producción hidroeléctrica.

Con el crecimiento del país y de su clase media en la última década, la demanda de energía en Brasil aumentó en un promedio anual del 4,5%. Si bien no alcanza la de China e India – cuyo crecimiento es de entre el 8% y el 10% -, está por encima de Estados Unidos y Europa, donde la cifra está entre el 2% y el 3%, de acuerdo con PSR, firma de consultoría especializada en estudios de energía.

“En un país con tantos recursos renovables como Brasil, es esencial encontrar fuentes complementarias a las hidroeléctricas. La energía eólica tiene la capacidad de satisfacer esa necesidad”, argumenta Elbia Melo, presidenta ejecutiva de la Asociación de Energía Eólica de Brasil (ABEEólica).

En el país más grande de América Latina, el viento representaba sólo el 1,6% de la capacidad instalada de generación de energía en 2012 (frente al 66% de la hidroeléctrica), de acuerdo con la Empresa de Pesquisa Energética (EPE). Un volumen insignificante, si se le compara con países como Alemania, España y Dinamarca, que tienen alrededor del 20% al 30% de energía eólica en su matriz.

“Es importante tener en cuenta que los países europeos tuvieron un crecimiento brutal de la energía eólica debido a políticas públicas específicas y subsidios para fomentar el crecimiento de las renovables, además de la falta de otras opciones”, explica Luiz Barroso, director técnico de la consultora energética PSR.

Aumentar esa participación de Brasil, sin embargo, es cuestión de tiempo. En 2018, el país pasará de 4,5 giga vatios a 14,4 giga vatios instalados (equivalente a un poco más de la capacidad de la controvertida represa hidroeléctrica de Belo Monte en la Amazonia), de acuerdo con ABEEólica. Estas cifras serán aún mayores en función del resultado de una subasta prevista para el próximo 31 de octubre.

Sin Comentarios

Deja tu comentario