Derivados financieros

Derivados financieros

Es muy probable que en este mundo en el que la economía global se está extendiendo a todos los rincones, hayamos escuchado alguna vez los términos forex y warrants, pero no sepamos ni mucho menos lo que significan o a lo que se refieren los expertos cuando hablan de ello.

 Este tipo de productos y otros muchos forman parte de los denominados derivados financieros, que son una familia de productos financieros que se valen de algunos activos como referencia, como pueden ser los precios que puedan llegar a alcanzar en un futuro el oro, el petróleo y otro tipo de valores en los que se invierte.

 Los activos financieros fluctúan a medida que se van produciendo cambios en el bien en el que se basan sus cotizaciones, y una de las principales ventajas de estos productos es la pequeña inversión inicial que se necesita realizar, algo que permite obtener un beneficio muy alto en relativamente poco tiempo, aunque por otra parte también puede suponer unas pérdidas muy rápidas.

 Los activos en los que se basan estos derivados son muy variados, de modo que podemos encontrarnos con los denominados subyacentes financieros, que se apoyan en acciones, divisas y tipos de interés, por ejemplo, y los no financieros, basados en materias primas como el petróleo o los metales, aunque también podemos invertir en cereales, frutas e incluso en condiciones climatológicas, pareciéndose mas a un tipo de apuesta deportiva que a un fondo de inversión. En España este tipo de productos también son denominados futuros.

Sin Comentarios

Deja tu comentario